Las empresas resuelven quejas

Caso 98368    sin calif  (0 calificaciones) Cía: Parisina16/ 01/ 15
Caso número 98368  ha sido completamente resuelto

Obviamente no todas las tiendas son iguales, pero lo curioso es que en este tipo de franquicias se ve cierto comportamiento de los empleados que hacen que la pienses para ir.


Suelo ir mucho a tiendas de tela. Hace unos dias que fui a la Parisina y lo primero que noté fue el ambiente tan jovial que había en la tienda. Como no había mucha gente anduve rondando de aquí para allá, y cuando elegí la tela que deseaba, fui en busca de alguien que me atendiera. Vi a este chico altote que estaba platicando con otra de las empleadas le pedí me ayudara. Me dijo que iría a atenderme.


Pasaron como 5 min. y no llegaba y cuando miré de reojo ya estaba hasta la parte de atrás de la tienda platicando con la misma chica. "Total, le pido ayuda a alguien más". Salí en la búsqueda de otra persona y no encontraba por que unas estaban con clientes, unos por allá riendose y otras por acá platicando en el área de entrega de mercancía. Me acerqué a una empleada que estaba en la plática y le pedí ayuda. Estas se callaron y me miraron raro, como si interrumpirlas fuera algo a lo que no estaban acostumbradas. Lo atribuí a cosas de mujeres. Salí con mi compra y en ese momento pensé en probar en otra tienda sólo para no sentirme como una cliente que j*de mucho para que la atiendan.


Al día siguiente decidí ir a Modatelas, que se encuentra a lado de la Comercial Mexicana. Casi no había gente y pasó CASI LO MISMO que en la Parisina, sólo que a la hora de pedirle ayuda a un chica esta me contestó con un murmuro que distinguí como un "Ahorita le envío alguien que le atienda". Lo peor es que aquí pasé como 10 min. esperando, mientras veía como las empleadas o estaban ocupadas u otras estaban bromeando o riéndose. Fui a Mercería a que pedir ayuda y me contestaron con un "Sólo atiendo esta área, ahorita le mando a alguien". Fui a pedir ayuda unas que estaban arreglando unos rollos de tela y recibí un "No podemos atenderle, si puede ir allá a que le despachen". Pero iba y me mandaban con alguien más. Me hacían sentir como una tonta, como si lo que les estuviera pidiendo estaba fuera de su alcance. Mi paciencia ya estaba desapareciendo y decidí acosar a una empleada con cara de cansancio que estaba a punto de terminar de despachar; me le pegué como mosca al desecho. Le exigí que me atendiera y por fin salí de allí después de casi media hora de tormento. Ya aprendí la técnica: pegarte con alguien hasta que termine con un cliente.


Quizás mi defecto es ser muy paciente y no querer molestar a la gente. "Pero maldición! Si les voy a pagar, como es que debo sentirme así?", es la expresión de mi interior que me hace razonar. Quizás deba empezar a exigir en vez de pedir las cosas amablemente!


Y aunque no son las primeras veces que pasa, ahora ya se están descontrolando más.


Sólo espero que se tomen en serio su trabajo y la apariencia que le dan al negocio, por que dan la impresión de que sólo contratan a unos chiquillos inmaduros.

Comentarios sobre esta queja:
subir
Usuarios ya registrados
Crear una cuenta de usuario