Caso 6755   4  pts.  (1 calificaciones) Cía: Gobierno de Oaxaca05/12/07

Comisión Internacional denuncia impunidad en Oaxaca

Gobierno de Oaxaca
Oaxaca, México, es un ejemplo de impunidad, según se desprende de un estudio realizado por la Comisión Internacional de Juristas que fue presentado ante la Relatoría de Detenciones Arbitrarias de la ONU.


Por petición de la Obra Diacónica alemana, cercana a la Iglesia Protestante, dicho reporte investiga la situación de los derechos humanos en dicha entidad en el marco del conflicto entre el magisterio y el gobierno estatal, a partir del 14 de julio de 2006. La represión violenta con la que las autoridades estatales respondieron a las reivindicaciones de los maestros, generó un movimiento conocido como Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), cuya represión por parte del gobierno estatal ha dejado hasta ahora un saldo de 26 muertos víctimas de la violencia deliberada y alrededor de 500 desaparecidos de manera arbitraria.


A la sede de la Relatoría de Detenciones Arbitrarias de la ONU viajaron el consultor de la Comisión Internacional de Juristas, coautor del informe, el abogado chileno Roberto Garretón, la representante del Comité de Liberación 25 de Noviembre, Alba Cruz y el representante de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, Isaac Carmona. También estuvo presente Christiane Schulz, coordinadora regional para América Latina de la Obra Diacónica alemana.


“El informe documenta los casos de detenciones arbitrarias en Oaxaca y la intención de presentarlo ante el organismo de la ONU es dar más documentación a los casos que ya se tienen presentados que son diez en este momento”, afirma la abogada Alba Cruz. La representante del Comité de Liberación 25 de Noviembre, una organización fundada por el pintor oaxaqueño Francisco Toledo para liberar a los encarcelados, explica que aunque se han registrado unas 500 detenciones se presentaron solo diez casos porque el sistema de Naciones Unidas no permite mas que una muestra de los sucesos.


El informe de 63 páginas documenta minuciosamente los antecedentes, desarrollo y consecuencias del conflicto en uno de los Estados más pobres de la federación mexicana. Para ello Garretón y Schulz viajaron a Oaxaca del 29 de julio al 7 de agosto de 2007 y consultaron numerosos informes de organizaciones internacionales, entre ellas el de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos, el de Amnistía Internacional, del Servicio Internacional de Paz, con sede en Oaxaca. Esto es un reflejo del interés internacional en un conflicto que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, “ha afectado los derechos fundamentales de la población, particularmente de los pueblos indígenas, a través de la impunidad, la inequidad, la exclusión social y la discriminación racial”.


Es conocida la extendida corrupción en la entidad, la desigualdad social con niveles escandalosos de miseria y riqueza que, aunado al poder casi incuestionable del Partido Revolucionario Institucional, PRI, convierten la situación en explosivo social que se agudiza con la llegada del priísta Ulises Ruiz el 1° de agosto del 2004. El reporte denuncia el abuso de un reducido grupo de dirigentes priístas que se rotan los más altos cargos públicos, como el actual presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, Héctor Mafud Mafud, el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jaime Mario Pérez Jiménez, al Secretario de Protección Ciudadana, Sergio Segestre Ríos, entre otros. Ellos representan la punta del iceberg en el abuso de poder y corrupción gubernamental.


Pero los casos más serios los representan la procuradora de Justicia del Estado, Lizbeth Caña y Lino Celaya Luría, ex –diputado federal y ex –secretario general de Gobierno que fue removido de la Secretaría de Protección Ciudadana por su presunta participación en los escuadrones de la muerte. El informe reprocha a Ulises Ruiz un virtual abandono de funciones a favor del Secretario General de Gobierno, lo que se ha traducido en desgobierno. También critica al Gobierno Federal, que nunca asumió la gravedad de la crisis oaxaqueña. Primero antes de las elecciones nacionales del 2 de julio, por estar más preocupado por éstas que por el conflicto y luego por la tradicional crisis de gobernabilidad de los presidentes salientes. “Fox dejó el problema de Oaxaca a Felipe Calderón”.


El informe da cuenta detallada de las ejecuciones sumarias, como el operativo llamado “limpieza de vialidades”, ordenado por la procuradora Lizbeth Caña, que mató al arquitecto Lorenzo San Pablo Cervantes. También recuerda que la experiencia histórica de América Latina es que la utilización de Fuerzas Armadas y las llamadas políticas de mano dura para enfrentar conflictos sociales sólo logra aumentar la violencia.


El abogado Isaac Carmona, representante de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH), insiste en la necesidad de agotar las instancias jurídicas internacionales, sobre todo tratándose de un país como México, “Cuyo Estado se jacta de democrático, que tiene tratados internacionales ratificados por el Senado de la República, pero que a la hora de defender el respeto a los derechos humanos de sus ciudadanos, es inexistente. Esta situación afecta a todo el país, pero especialmente a Oaxaca”, afirma.


Eva Usi
Deutsche Welle
http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,2987566,00.html

Tus comentarios respecto a esta queja:

Por favor regístrese para agregar comentarios

Comentarios sobre esta queja
30/07/08
-0 
+7
 +7
Reportar
roter  08
22
Reportar
Y los daños a la población que no tiene que ver con sus movimientos?... al ciudadano común, quien lo defiende de las acciones del gobierno vs magisterio + appo ?... como aquel padre de familia que murió por la colonia volcanes gracias a la invitación que hizo la "escopeta" desde las radiodifusoras secuestradas para poner alambres de poste a poste. Organizaciones van y vienen pero todas se centran en ubicar responsables de la "represion" y ninguna ha dicho sobre la represión que ejercieron los "profesores" y los appos en las colonias y el dejar sin clases a mas de un millon de niños, violando con ello sus garantías individuales. El magisterio oaxaqueño es una mafia, donde se compran y venden las plazas, lleno de gente sin preparación y de la appo mejor ni hablamos, Flavio Sosa nu pudo comprobar como se ganaba la vida, como es que tenía a sus hijas en colegio particular. ¿dónde está Enrique Rueda? deberían mostrar fotos de la casa que tiene en su tierra natal. Esto fue un pleito entre caciquez oaxaqueños, por un lado URO y sus padrinos y por el otro el magisterio, la appo y sus padrinos. Patético el que no hayan podido elegir un nombre para su organización aun teniendo de aliados a "profesores" y no se diga las primeras pintas con ENORMES faltas de ortografía, a fin de cuentas cómplices del atraso oaxaqueño.
subir
Usuarios ya registrados
Crear una cuenta de usuario