Caso 28096    sin calif  (0 calificaciones) Cía: Municipalidad San Juan de Lurigancho07/10/09

Municipalidad San Juan de Lurigancho: mugre moral

0
Visite usted por las noches la cuadra 2 de la calle Wirakocha, en la Urbanización Zárate, distrito limeño de San Juan de Lurigancho: toda esa cuadra está saturada de karaokes: son bulliciosos bares en los que se expende licor, y los parroquianos pueden cantar valiéndose de potentes altavoces.

Para el caso, estos establecimientos están provistos de potentes parlantes ubicados en la puerta. Los parroquianos, toman cerveza en las aceras, con las botellas de licor sobre la acera. También hay discotecas, a todo volumen, hay un salónde recepciones, que pone la música a todo volumen, a tal punto que se escucha en las viviendas vecinas perturbando el sueño, porque funciona toda la noche los fines de semana. Inclusive hay un burdel, con la fachada de ser una inocente discoteca. Por las noches se puede divisar a las prostitutas en la puerta del establecimiento luciento sus dotes en cortísimas faldas. Como es obvio, estos establecimientos concentran a gentes de mal vivir y/o en estado de ebriedad.


Los transeúntes que por esa arteria tenemos que transitar, tenemos que sortear nuestro paso entre borrachos, botellas de cerveza en la acera, y un bullicio infernal que despiden los equipos de sonido de ambos flancos de la calle. Los vecinos han presentado un memorial de más de cien firmas ante la municipalidad de San Juan de Lurigancho, cuyo alcalde es un tal Burgos, pero las autoridades ediles lo han archivado el memorial, y el alcalde se niega a concederles audiencia a los quejosos.


Esto es Perú: una vergüenza. La ley, es muy hermosa; los hechos, son cosa diferente. La autoridad, una vez que llega al poder, lo único que le interesa es servirse del cargo para satisfacer sus apetencias. Los vecinos no tenemos dónde quejarnos. La defensoría del Pueblo, no tiene poder coercitivo: solamente puede suplicar: suplicar ante un alcalde sinvergüenza y cara-dura al que le resbalan las súplicas.


El Ministerio Público, es otro disparate: solamente atiende quejas por delitos, y estos abusos la ley los tipifica como "faltas". El serenazgo, no hace nada sin una orden de la autoridad edil. No existe en este país de porquería, ninguna entidad ante la cual uno pueda quejarse por la mala gestión de un alcalde: no existe ninguna entidad que le pueda obligar al mal alcalde, a que haga cumplir la ley dentro de su jurisdicción. Los vecinos estamos atados de pies y manos, pues Perú es tierra de nadie. Acá rige la ley de la selva. El estado peruano incluido su ordenamiento jurídico y sus autoridades ediles, es una mugre moral.

Tus comentarios respecto a esta queja:

Por favor regístrese para agregar comentarios

Comentarios sobre esta queja
30/10/09
-0 
+33
 +33
Reportar
Froilán  09
20
Reportar
El alcalde se llama Carlos Burgos. Este personaje no muestra la menor preocupación por el referido problema. Este personaje pertenece a las filas de Unidad Nacional.Obviamente, desde su perspectiva egoísta, no le conviene meterse en problemas. Sabe que si clausura esos antros, le van a sacar sus trapitos al sol, porque tiene rabo de paja; y sobre todo, sabe que pone en peligro su cargo: oiga: este sujeto recibe como dieta, 9,500 soles mensuales, y una suma semejante percibe cada uno de sus regidores: una suma que ni un profesional la gana en el distrito. Creo que es motivo más que suficiente para adorar su preciado cargo.Sabe pues el alcalde, que comprarse el lío con los burdeles y karaokes, es poner en peligro su estabilidad.
Qué enseñanzas sacamos de todo esto:
1-Las autoridades que sostienen el estado peruano, aspiran al cargo solamente para servirse del mismo, para provecho de sus conveniencias personales. El electorado, engañado por el espejismo de los discursos del candidato,vota por cualquier miserable, y cae en la trampa.
2-El estado peruano (sus autoridades, sus instituciones públicas, su ordenamiento jurídico), es una institución gangsteril: hace mucho tiempo que fue copado por una cúpula política parasitaria habituada a vivir a expensas de la gente ignorante (ya desde la época de los consignatarios y la oligarquía guanera...pasando por los barones del azúcar, los Montesinos, los León Alegría...). Ahí tenemos un presidente de la república que nunca trabajó, y vive como rey. Ahí tenemos las autoridades ediles (parte de este estado gangsteril): el monto de las jugosas dietas que estas autoridades perciben a costa de los bolsillos de los contribuyentes, se lo fijan ellos mismos, a la medida de su ambición; y por increíble que parezca, esto está establecido por ley. Y no hay dónde quejarse contra los abusos de una autoridad edil: cada alcalde es un reyezuelo en su jurisdicción: establecido por ley.
3-Como decía el filósofo Federico Hegel, cada pueblo tiene el gobierno que se merece: un pueblo ignorante, que no lee, y con el peso de más de cinco siglos de opresión, solamente puede tener una mentalidad de esclavos: es esta misma población de San Juan de Lurigancho, la que respaldó con su voto a este sujeto; es esta misma población, la que no lo saca a patadas a este miserable, del palacio municipal. Por eso, los ecuatorianos, con razón, nos llaman "gallinas".
subir
Usuarios ya registrados
Crear una cuenta de usuario